Comprar Accesorios de Cartas

Para proteger correctamente las cartas de Pokémon se recomienda el uso de fundas finas de plástico protectoras, para evitar rozaduras, marcas en los bordes y desgaste en las esquinas.

Tras colocar nuestras cartas favoritas en las fundas finas mencionadas anteriormente, el siguiente paso sería colocarlas en fundas de un plástico pero, en esta ocasión, mucho más duro que se llaman fundas semirrígidas o toploaders.

Estas fundas son algo más caras, aunque imprescindibles en el caso de que queramos protegerlas de golpes.

Antes de colocar las cartas en fundas semirrígidas se recomienda pegar en la funda de plástico finas unos marcadores para facilitar la extracción de las cartas de las fundas semirrígidas.

Las medidas de una carta Pokémon son de 9,4 cm x 8,64 cm y el peso es de 18,14 gramos